Portal Profesional de Envasado Líquido

La industria fabricante aborda la economía circular para afrontar la nueva sostenibilidad, según IFS

  • Publicado el 24 de Marzo de 2021

Ante la devastadora pandemia mundial, su impacto sobre las cadenas de suministro y la amenaza del cambio climático contra los cada vez más diezmados recursos naturales, la industria de todo el planeta afronta una etapa en la que la sostenibilidad y la economía circular serán motores fundamentales a partir de este nuevo 2021.

Colin Elkins, Vicepresidente de IFS para la industria de Fabricación
Colin Elkins, Vicepresidente de IFS para la industria de Fabricación

Así lo cree IFS, compañía global de aplicaciones empresariales y especialista en soluciones destinadas al sector de fabricación, que asegura que muchos fabricantes ya están reevaluando sus modelos de diseño y fabricación, teniendo en cuenta ahorrar al máximo sus recursos y reducir al mínimo su desperdicio, incluso buscar nuevas formas de reaprovechar o reciclar estos materiales sobrantes.

Y no se trata exclusivamente de una mayor conciencia medioambiental, sino también de beneficios comerciales y económicos para cualquier empresa industrial, con gran impacto en sus cuentas de resultados, de mejor imagen y mayor reconocimiento de parte de sus clientes y accionistas.

La economía circular gana peso en el sector y presiona a las empresas para que reexaminen sus procesos comerciales; no solo para mejorar la calidad y la rentabilidad, sino porque una cadena de suministro eficiente consume menos energía, utiliza menos recursos y produce menos residuos. Por todo ello, las cadenas de suministro y distribución están en el punto de mira, por su alto coste en consumo de energía y recursos, así como de emisiones de CO2 a la atmósfera. En pocas palabras, se trata de mejorar su sostenibilidad, y la refabricación mueve ya en Europa 30.000 millones de euros al año y emplea a más de 190.000 personas.

“Un buen ejemplo de ello es el caso de la potente empresa textil holandesa DyeCoo, que ha desarrollado un proceso de teñido sin agua”, explica Colin Elkins, Vicepresidente de IFS para la industria de Fabricación “utilizando dióxido de carbono reciclable y altamente presurizado en lugar de agua, la empresa puede producir su producto en la mitad del tiempo, utilizando una fracción de la energía de los métodos tradicionales, sin agotar los recursos hídricos”.

La industria fabricante aborda la economía circular para afrontar la nueva sostenibilidad, según IFS

En esta línea, en 2021 veremos una gran aceleración entre las empresas manufactureras para encontrar procesos nuevos o reinventar los existentes que les ayuden a adaptar su negocio a la economía circular. Una tendencia que generará un efecto dominó mucho más allá del sector: los consumidores y el medio ambiente se beneficiarán de bienes producidos de manera más eficiente, mientras que los proveedores de tecnología empresarial tendrán que enfrentar el desafío de crear software comercial que pueda manejar un modelo comercial circular.

El diseño para reparación, reciclaje y longevidad del producto pasarán a un primer plano de manera decisiva como factores primarios para la toma de decisiones entre los fabricantes. Precisamente, el impulso hacia procesos circulares obligará a la industria a evolucionar hacia productos longevos que vayan acordes a la Era de la Servitización en la que estamos inmersos. En la antigua economía lineal, los fabricantes planificaban la obsolescencia de sus productos para capitalizar un lucrativo mercado de repuestos y servicios posventa. Hoy en día, los fabricantes se mueven al por mayor hacia una economía circular que implica que construir para la longevidad es el único plan de negocios sostenible.

“Para los fabricantes, el argumento de negocio para diseñar y fabricar con vistas al reciclaje es sólido: si una empresa puede recuperar productos viejos y reciclar fácilmente algunas o todas las materias primas, podrá reducir enormemente sus costes”, concluye el propio Elkins.

Como uno de los pilares de la economía circular, la remanufactura está atrayendo la atención tanto de los nuevos participantes como de los ya establecidos en el sector. En esta línea, deben abordar una visión 360º de la información sobre sus productos, componentes y materiales que lo conforman, incluso los materiales reciclados no vírgenes.

“El reciclaje jugará un papel cada vez más vital en la economía circular y se enfrenta a una legislación cada vez más estricta. Por ejemplo, en el espacio de alimentos y bebidas, ya existe un amplio movimiento que se aleja de los plásticos de un solo uso” señala Elkins. “Sin embargo, uno de los mayores obstáculos en esta área es la capacidad de segregación de materias primas, la recolección y la falta de control del sistema, para realizar un seguimiento de los productos devueltos para su procesamiento y reparación”.

Últimas revistas